Noticias

Loading...

miércoles, 18 de agosto de 2010

El aporte de la Psicología Genética de Jean Piaget.

Jean Piaget nació en Neuchâtel, Suiza, 1896, y murió en Ginebra, 1980. Jean Piaget obtuvo una licenciatura y un doctorado en biología en el año 1918 en la Universidad de su ciudad natal, Neuchâtel. La mayor parte de su vida la dedicó a la Psicología. En 1919 inició su trabajo en instituciones psicológicas de Zurich y París, donde desarrolló su teoría sobre la naturaleza del conocimiento. Publicó varios estudios sobre psicología infantil y, basándose fundamentalmente en el crecimiento de sus hijos, elaboró una teoría de la inteligencia sensoriomotriz que describía el desarrollo espontáneo de una inteligencia práctica, basada en la acción, que se forma a partir de los conceptos incipientes que tiene el niño de los objetos permanentes del espacio, del tiempo y de la causa.




La psicogenética de Jean Piaget sostiene que el aprendizaje es producto de situaciones, los niños construyen activamente su conocimiento al interactuar con el mundo que los rodea, Piaget pone énfasis en el rol de la acción en el proceso de aprendizaje. La teoría del desarrollo cognitivo de Piaget es una de las más importantes, divide el desarrollo cognitivo en etapas caracterizadas por la posesión de estructuras lógicas diferentes. El proceso de aprendizaje se da de acuerdo al desarrollo cognoscitivo en la que se encuentra un niño, ya que hay niños con edades cronológicas iguales pero edades mentales diferentes y esto puede depender algunas veces del contexto social en el que se desarrolla el niño.


El aprendizaje es un proceso de construcción. El sujeto que aprende no se limita a recibir estímulos y a reaccionar automáticamente frente a ellos. Por el contrario, pone en marcha lo aprendido y produce intercambios con el objeto a aprender. Aprende activamente. La práctica pedagógica involucra una teoría del aprendizaje, un modo sistematizado de ideas o conceptos que tienen que ver con el modo o manera cómo los individuos aprenden. La teoría puede ser científica o de sentido común; toda práctica posee una justificación o un sistema de ideas que la fundamenta, por lo que no es un error afirmar que toda práctica está ligada a una teoría.


La práctica tradicional de enseñanza posee una teoría de aprendizaje que la sustenta. La misión del educador es revelar los conocimientos y actuar con autoridad sobre las nuevas generaciones. Con la constitución del pensamiento científico en las ciencias humanas, particularmente en la sociología, la concepción tradicional de la enseñanza se renovó, sin embargo no cambió su esencia. La función de la educación es garantizar la capacidad de adaptación del sujeto a la sociedad, o lo que es lo mismo garantizar la reproducción de la sociedad, para esto, la escuela se constituye en la institución básica encargada de transmitir los saberes y las normas de la sociedad, para lo cual la autoridad del maestro cumple un papel fundamental, y solo le queda al educando someterse pasivamente a sus imperativos. El problema es saber cuál es la teoría del aprendizaje que sustenta la práctica pedagógica contemporánea. Al tratarse de una teoría científica del aprendizaje, ¿cuáles son sus fundamentos y sus presupuestos epistemológicos? Sobre todo, es necesario saber a qué interrogaciones teóricas y epistemológicas ellas responden.




Piaget y su teoría del desarrollo cognitivo ha recibido múltiples críticas por parte de otros teóricos cognitivos, en especial de los teóricos conductistas, y según Hans Aebli a pesar que tienen en común algunas bases de Biología. El conductista tradicional se concentra sólo en lo que se puede observar. Piaget enfoca sus estudios en las conductas observables y en los probables procesos internos de la mente que pueden explicar esas conductas. El desarrollo psíquico que se inicia con el nacimiento y continúa en la edad adulta es comparable al crecimiento orgánico: al igual que este último, consiste esencialmente en una marcha hacia el equilibrio. Desde la inestabilidad de las ideas infantiles hacia la sistematización de la razón adulta. Es claro que en el caso del conocimiento humano , estos rasgos adquieren características especiales.




Bibliografía
Labinowicz, E. (1986). La orientación de Piaget en torno al desarrollo y el aprendizaje en Introducción a Piaget, pensamiento, aprendizaje, enseñanza. México: Fondo Educativo Interamericano. pp. 146-159

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada